Renta Fija y Renta Variable: Descubre Cuál es la Mejor para Ti

Autores:

Francisco Roberts

Francisco Roberts

Xiomara Ángel

Xiomara Ángel

Eduardo Robreño

Eduardo Robreño

Dónde invertir mi dinero para el retiro: la diferencia entre renta fija y renta variable
Descubre la diferencia entre invertir en renta fija y renta variable, así como cuál elegir acorde a tus necesidades y objetivos.

¿Te preguntas dónde invertir: en una opción segura con rendimientos estables o en una alternativa más aventurada con posibles ganancias significativas? Esta es la esencia del ‘dilema’ al elegir entre renta fija y renta variable.

Si estás aquí, es porque ya sabes por qué es importante invertir tu dinero. El siguiente paso es tener clara la diferencia entre un fondo fijo y un fondo variable, así como conocer algunos conceptos, como la liquidez y el interés compuesto.

Aunque pondré énfasis en las inversiones que aplican al retiro, los puntos y estrategias que te compartiré son aplicables a una amplia gama de objetivos de inversión.

Exploraremos temas como:

  • Revelar el factor ‘X’ en tu cartera de inversiones: el Riesgo. Aprende cómo este elemento clave moldea los rendimientos que realmente puedes esperar.
  • Descifrar el mundo de la Renta Fija y las situaciones en las que es tu mejor jugada.
  • Navegar por las aguas de la Renta Variable y saber cuándo surfear en sus olas.
  • Diferenciar entre ‘inversión’ y ‘especulación’, con un vistazo a los campos minados de Forex y las criptomonedas.
  • Revelar qué relación tiene este tema con tu Plan de Retiro.

Quiero subrayar que mi enfoque no está en hablar de productos o empresas específicas. Si bien te daré ciertas ideas al respecto, me enfocaré en los principios financieros clave que te ayudarán a saber dónde invertir tu dinero.

Como adelanto te diré que no es que una opción sea mejor que otra por sí misma. Una opción puede resultar ser «buena» o «mala» si la supiste elegir o no acorde a tus objetivos.

Tampoco te vayas al otro extremo y pienses que da igual en qué inviertas. Las inversiones son como herramientas: deberías elegir la correcta en función de lo que quieres hacer. De otra manera quizás termines usando un desarmador como martillo.

Equipado con este conocimiento, estarás en una mejor posición para saber dónde invertir tu dinero. ¡Vamos allá!

En inversiones no hay opciones «buenas» o «malas». Lo que hay son opciones que pueden funcionar mejor para cada tipo de persona.

MIRETIROGARANTIZADO.COM

Riesgo y Rendimiento: Dos Factores Inseparables

El rendimiento que te promete una inversión va de la mano con el nivel de riesgo que implica dicho rendimiento. Por lo tanto, riesgo y rendimiento son dos caras de la misma moneda. No puede haber uno sin el otro.

El riesgo es una constante en todas las inversiones y no puede eliminarse. Un mayor riesgo puede dar mayores beneficios, pero menos certeza sobre el resultado. Un menor riesgo limita los beneficios, pero te da más certeza de lo que vas a obtener.

Diferencia entre renta fija y renta variable
No esperes rendimientos altos desde un “carrusel” (fondo fijo), ni esperes la tranquilidad de un campo de girasoles en una “montaña rusa” (fondo variable).

Si quieres más ganancias, debes subir el riesgo. Si no estás dispuesto a asumir el riesgo, entonces deberás conformarte con ganancias moderadas. Este simple pero efectivo principio te protegerá de estafas financieras: nadie puede darte altos rendimientos a bajo o nulo riesgo.

Los rendimientos altos van acompañados de riesgos altos. Ambos vienen en el mismo paquete y en la misma cantidad.

El riesgo y la renta fija

El riesgo es un factor presente en las inversiones de renta fija. Sin embargo, en la escala de riesgo, estamos en un nivel muy moderado, incluso bajo.

Piensa en esto como un maratón. La renta fija es como correr a un ritmo constante y seguro. Es una estrategia que raramente te dejará exhausto o lesionado; sin embargo, tampoco romperás ningún récord.

En términos financieros, esto se traduce en inversiones estables con ganancias modestas.

El riesgo y la renta variable

El riesgo aumenta cuando invertimos en la renta variable, aunque eso también conlleva acceder a beneficios mucho más interesantes que lo que nos ofrece la renta fija, sobre todo en el largo plazo.

Es como incluir sprints y cambios de ritmo en tu carrera. Te da la posibilidad de acelerar y aventajar, pero también corres más riesgo de sentir un calambre.

Al optar por inversiones enfocadas en renta variable, como acciones, FIBRAs, o fondos indexados, te adentras en un mundo de oportunidades ampliadas. Sin embargo, es importante recordar que estas opciones vienen acompañadas de un nivel de riesgo proporcionalmente mayor.

¿Qué hace que una inversión sea más riesgosa que otra?

Aunque varios factores influyen, uno crucial es a quién le estás confiando tu dinero. No es lo mismo invertir en un gobierno que en una empresa. Ni es comparable apostar por una empresa consolidada a una empresa nueva.

El nivel de riesgo está fuertemente vinculado a la entidad en la que decides invertir y, por regla general, entre más fuerte y consolidada sea esa entidad, la propuesta de rendimientos será más conservadora, pues representa menos riesgo.

En resumen, la clave en las inversiones, como en un maratón, es saber cuándo correr a un ritmo constante y cuándo arriesgar un sprint. El nivel de riesgo que estés dispuesto a asumir determinará la estrategia que deberías seguir, y a su vez, los rendimientos que puedes esperar.

Cuidado: Nadie puede darte jugosos rendimientos a bajo riesgo.

miretirogarantizado.com

La diferencia entre renta fija vs renta variable

Imagina que tienes dos alcancías diferentes para guardar tus monedas:

Renta fija: Es como una alcancía “especial” que desde el principio te dice cuantas monedas te regresará y para cuándo. Por lo tanto, puedes saber cuanto tendrás de vuelta a futuro. Esa certeza suele implicar ganancias moderadas.

Renta variable: Esta alcancía no te dice cuánto te va a regresar, pero es flexible. A veces crecerá con más monedas, otras se encogerá. No sabes cuántas monedas tendrás al final. Pero puedes estar seguro que, si eres paciente, por lo general obtendrás muchas más monedas de las que metiste.

Con esto ya tienes idea de la diferencia entre ambos fondos, ahora entremos en los detalles.

Invirtiendo en Renta Fija

Al invertir en renta fija haces un préstamo a una entidad, como el gobierno, y te lo devuelve después de un plazo con cierto interés.
Un ejemplo de renta fija son los CETES: le prestas dinero al gobierno y este te lo devuelve a cierto plazo con una ganancia.

En la renta fija prestas dinero, por lo tanto eres una especie de «inversionista-prestamista» para una entidad, como el gobierno o una empresa. Dicha entidad se compromete a devolverte tu dinero después de cierto plazo, pero con un interés.

Lo interesante es que sabes de cuánto será ese interés, por lo tanto, ya sabes cuánto recibirás o al menos tendrás una idea relativamente precisa.

Un ejemplo de este tipo de inversión son los CETES en México o los Bonos del Tesoro en EUA. Si inviertes 1,000 pesos en CETES con una tasa anual del 10%, al final del año tendrás 1,100 pesos: 1000 pesos fue lo que metiste al principio y 100 pesos son tus ‘ganancias’.

La renta fija casi siempre tiene relación con invertir en Gobierno y sus diversos instrumentos, como los CETES y las UDIs si hablamos de México. Aunque también hay empresas que promueven la renta fija para financiar sus proyectos.

Pros y contras de invertir en renta fija

Aquí te dejo los más relevantes:

VentajasDesventajas
Sabes cuál será tu ganancia desde el principio.Recibes lo pactado, perdiendo la posibilidad de recibir más.
Tienes un bajo nivel de riesgo, lo que quizás te haga dormir tranquilo.Como no tiene mucho riesgo, los rendimientos tampoco son tan altos.
La mejor opción para el corto plazo. Puedes tener liquidez para metas cercanas.A largo plazo pierde por goleada frente a un fondo variable.
Ventajas y desventajas de la renta fija

La renta fija casi siempre tiene relación con invertir en Gobierno y sus diversos instrumentos.

miretirogarantizado.com

Desmontando Mitos de la renta fija

«No hay riesgo»

La renta fija es menos riesgosa que otras opciones, pero no es completamente segura. Ninguna inversión lo es.

«Siempre ganarás con la renta fija»

No es cierto. Puede haber momentos en los que la inflación supere los rendimientos de la renta fija.

«La renta fija es solo para inversores conservadores»

No necesariamente. Incluso los inversores agresivos deben tener dinero en instrumentos de renta fija como parte de una estrategia integral y profesional.

¿Cuándo es la Renta Fija tu Mejor Opción?

  1. Fondo de emergencia: Puedes invertir este fondo en un instrumento de renta fija. Mientras no uses tu fondo de emergencia, seguirá generando un rendimiento seguro y constante.
  2. Metas a corto plazo: Si tus objetivos financieros son más inmediatos, digamos de 5 años o menos, la renta fija es tu «pase VIP» para ganancias más predecibles.
  3. Retiro en el horizonte cercano: Si ya estás cruzando la línea de los 60 y planeas retirarte a los 65, la renta fija es tu freno de mano que asegura un aterrizaje suave.
  4. Diversificación Inteligente: Siguiendo el modelo Swensen, considera que un 30% de tus inversiones en renta fija son como tener un extintor; no esperas usarlo, pero es bueno tenerlo ahí.

Incluso los inversores agresivos deben tener dinero en instrumentos de renta fija como parte de una estrategia integral y profesional.

miretirogarantizado.com

Invirtiendo en Renta Variable

La renta variable es un tipo de inversión donde la rentabilidad no es fija y está sujeta a las fluctuaciones del mercado. Implica adquirir una participación en el capital de una empresa o sector, por lo que tus rendimientos estarán condicionados al desempeño de dicha entidad.

Las ganancias aquí no tienen garantía ni están escritas en piedra. Pero ojo, esto no significa que sea un juego de azar o que estés tirando tu dinero a la basura.

Imagina que eres un agricultor que se asegura de que el suelo es fértil y el clima es adecuado. Sabes los riesgos que te pueden afectar por temporadas, como la sequía o las plagas. Pero haces tu parte sembrando y vigilando tus cultivos, manteniendo tu enfoque en el largo plazo.

De igual forma, la “siembra” de las inversiones en renta variable tiene datos que nos permiten tomar decisiones bien informadas. También tiene sus riesgos que hay que aceptar, pero que son parte del proceso.

Al igual que la siembra, las inversiones tienen ciclos que hay que respetar. Se trata de una estrategia de largo plazo. Ese enfoque impide que entres en pánico por una situación temporal, pues sabes que la cosecha será abundante a su tiempo.

La renta variable no es un casino, es más bien una partida de ajedrez estratégico.

miretirogarantizado.com

¿Cómo funciona la renta variable?

Aquí unos términos para familiarizarse:

  1. Plusvalía: Hoy compras una botella de vino por $100. Un año después, su valor se dispara a $500. ¡Eso es plusvalía!
  2. Minusvalía: Compras una casa por 1 millón y al año vale $900,000. Pues sí, perdió valor. Pero no se acabó el mundo. Toca esperar a que se recupere.
  3. Volatilidad: Es como un viaje en montaña rusa. Habrá subidas (plusvalía) y bajadas (minusvalía), pero la clave está en quedarte en el carro hasta el final del recorrido.
  4. Ganancia o Pérdida: No cuentas tus pollitos antes de nacer, ¿verdad? En inversiones, tampoco. Tu dinero no está perdido solo por una minusvalía temporal.

Con estos conceptos en mano, estás listo para ser el próximo Warren Buffet del retiro.

La renta variable tiene periodos de minusvalías y plusvalías, lo importante es ser pacientes y tener miras al largo plazo
La renta variable tiene periodos de alza, pero también de minusvalía.

Renta fija o renta variable: Ejemplo

La renta variable es como el CrossFit de las inversiones: intimidante para los novatos, pero increíblemente efectivo si sabes lo que estás haciendo. No es una moneda en el aire; es una inversión informada.

Digamos que tu amigo Juan quiere abrir una taquería y te ofrece dos tratos:

  1. Opción Fija: «Préstame $100,000 y te los regreso con un 10% de interés en un año.»
  2. Opción Variable: «Invierte $100,000 en la taquería y te doy una parte de las ganancias.»

Con la primera, tienes una promesa sólida de retorno; es la renta fija. Con la segunda, entras como socio en «Tacos de Juan»; eso es la renta variable. Podrías ganar mucho si a Juan le va bien, pero también podrías estar a dieta de quesadillas si fracasa.

Puntos clave a recordar:

  1. Horizonte de Tiempo: La renta variable no es para los impacientes. Piensa en un plazo mayor de 5 años.
  2. Sacar Dinero en Minusvalía = Desastre: Imagina vender tu coche en plena avería. No, gracias.

La renta variable casi siempre estará más vinculada en invertir en empresas, de ahí que sus valores suben y bajen todo el tiempo (así son los negocios).

Pros y contras de invertir en renta variable

Aquí te enlisto los más sobresalientes:

VentajasDesventajas
Potencial de altas ganancias. Si bien no tienes un «piso» de rendimientos, tampoco tienes un techo, lo que puede llevar a los rendimientos hasta las nubes.Volatilidad: La renta variable es como una montaña rusa emocional. Debes tener el estómago para las bajadas.
Dividendos y tipo de cambio. Muchas empresas pagan dividendos, lo que potencia tus ganancias futuras. Como muchas inversiones están en dólares, el tipo de cambio puede contribuir también a hacer más grandes tus ganancias.Falta de Control: A menos que seas Elon Musk, no tendrás mucha influencia sobre cómo se maneja la empresa. Eres un espectador más en el juego.
Diversificación. Puedes abrirle a tu dinero las puertas del mundo entero e invertir en empresas de todo el planeta.Exposición al Mercado Global: Si hay un temblor en la economía mundial, tu portafolio de renta variable podría sentirlo. Imagina que tu inversión es un barco en alta mar; si hay tormenta, prepárate para olas.
Ventajas y desventajas de invertir en renta variable

La renta variable casi siempre estará más vinculada en invertir en empresas.

miretirogarantizado.com

El riesgo es un factor en la renta variable, pero eso no significa que sea peligrosa, lo importante es tener claros ciertos principios que nos ayudaran a surfear en sus olas:

  1. Diversifica: No pongas todos tus huevos en una sola canasta. Explora vehículos como los ETFs, cuyo riesgo se reduce al invertir en muchos activos simultáneamente.
  2. Paciencia: Ten una visión de largo plazo, idealmente más allá de los 5 años. El compromiso del tiempo te sirve de protección contra las minusvalías que habrá en el camino. Invierte dinero que no necesites pronto.
  3. Infórmate: La economía es como una montaña rusa. Si vas a invertir en renta variable, prepárate para la aventura completa. Los descensos son tan inevitables como los ascensos, pero quien sabe esperar se llevará las recompensas.

ETFs: reduciendo el riesgo de la renta variable

Un ETF reduce el riesgo de invertir en empresas porque no dependes solo de una, sino que tu inversión está en muchas empresas al mismo tiempo. Velo como una canasta de frutas. Si una fruta se pudre, puedes sacarla y sigues teniendo las demás.

Desmontando mitos de la renta variable

La renta variable no esta exenta de ideas erróneas, como las siguientes:

«Vas a perder todo tu dinero»

Eso es como decir que si cruzas la calle, siempre te atropellarán. Si inviertes con cautela y eliges bien, la posibilidad de ganar está a tu favor.

«Es sólo para los ricos»

No necesitas ser millonario para entrar en el juego de la renta variable. Hay múltiples opciones accesibles al presupuesto de una persona con un salario promedio.

«Es demasiado arriesgado»

Es cierto que el riesgo es parte de este tipo de inversión, pero eso no significa que estés saltando al vacío sin paracaídas. Es más como un deporte extremo, pero con las medidas de seguridad adecuadas.

«Es como apostar»

Invertir en renta variable es más como un ajedrez estratégico que un simple juego de azar. Cuentas con datos históricos y análisis para tomar decisiones informadas.

Diferencia entre especular e invertir

Invertir es como un camino con ciertos limites, pero que genera confianza y certidumbre. Especular es como un camino sin limites claros.

En el libro «El inversor inteligente», de Benjamin Graham (el mejor libro de inversión para Warren Buffet), se establece la diferencia entre un inversionista y un especulador.

Invertir y especular son dos actividades con el mismo objetivo: ganar dinero. Sin embargo, no son lo mismo, ni para lo mismo, ni para todos. Invertir implica canalizar tus fondos hacia instrumentos financieros regulados y con un historial comprobado de rentabilidad.

Por ejemplo, invertir en índices como el S&P 500 o el IPyC podría considerarse una inversión sólida porque, aunque no están libres de riesgo, sí están compuestos por compañías bien establecidas y que han mostrado, en términos generales, un desempeño favorable a lo largo del tiempo.

Especular, por otro lado, es subir a un nivel completamente nuevo: el alto riesgo. Se trata de poner tu dinero en activos donde tienes poca o ninguna información sólida que respalde la probabilidad de una rentabilidad positiva.

En muchos casos, estos activos son poco regulados y extremadamente volátiles. El mercado Forex (o también llamado mercado de divisas), por ejemplo, tiene menos regulaciones y más volatilidad que los mercados de acciones.

Las criptomonedas son otro ejemplo, siendo activos muy nuevos que a menudo son objeto de gran especulación debido a la falta de fundamentos establecidos y cuya regulación es muy reciente e incipiente.

En resumen, invertir es como comprar una casa en un vecindario seguro y en crecimiento, con la expectativa de que su valor aumente con el tiempo. Especular es como comprar un terreno en una zona desconocida, esperando que se descubra petróleo debajo.

Antes de aventurarte en el terreno incierto de los activos especulativos, hay algunas cuestiones financieras fundamentales que debes abordar:

  1. Fondo de Emergencia: Asegúrate de tener un colchón financiero que cubra al menos 3 meses de tus gastos básicos. Idealmente, este fondo debería ser suficiente para un año completo.
  2. Cobertura Médica: Un plan financiero es un castillo en el aire mientras no tengas algo que te respalde en caso de un revés en tu salud.
  3. Seguro de Vida e Invalidez: Un plan que brinde protección financiera a tu familia en caso de tu fallecimiento o incapacidad es indispensable.
  4. Conocimiento de Inversión: Familiarízate con los fundamentos de invertir en activos de renta fija y renta variable. Incluso ya deberías tener una cartera de inversión. También te recomiendo conocer conceptos como el Modelo Swensen.
  5. Plan de Ahorro para el Retiro: Si no estás ahorrando para tu futuro, estás jugando con fuego.

Si aún no has abordado de manera efectiva estos puntos, que son financieramente críticos, quizás el mundo de la especulación no sea para ti aún. Confiar en el mercado especulativo para tus necesidades financieras básicas es como contar con que tu amigo financieramente más inestable te apoye en tus momentos de necesidad.

La regla de oro al adentrarte en el mercado especulativo es simple: sólo invierte dinero que, en caso de perder, no te afectaría en absoluto. Nunca te arriesgues a poner en juego fondos esenciales como la colegiatura de tus hijos, tu fondo de emergencia o tus ahorros para la jubilación en activos de alto riesgo.

Invertir implica canalizar tus fondos hacia instrumentos financieros regulados y con un historial comprobado de rentabilidad.

miretirogarantizado.com

¿En qué casos la renta variable puede ser una mejor opción?

Opta por la renta variable si te encuentras en alguna de las siguientes situaciones:

  1. Tienes un horizonte de inversión a largo plazo: Si tu meta de ahorro supera los 5 años, la renta variable se convierte en un escenario más propicio para maximizar tus retornos.
  2. Estás planificando tu retiro: Esta es una carrera de maratón, no de velocidad. Si tu meta financiera se extiende a décadas (10, 20, 30 años o más), la renta variable puede ofrecer un rendimiento mucho más interesante a lo largo del tiempo.
  3. Buscas alternativas más rentables: Si las opciones de renta fija ya no te resultan tan atractivas, la renta variable es una alternativa con mayor potencial de rendimiento.

Combinando la Renta fija y la Renta Variable

Balancea tus inversiones en renta fija y renta variable
Una estrategia bien diversificada normalmente incorpora renta fija y variable.

Aunque el foco aquí es planificar tu retiro, la mejor jugada es usar la renta fija y la renta variable juntas, como si fueran café y leche en tu capuchino financiero.

  1. Renta Variable para el Retiro: Si tu horizonte de inversión es de 10 años o más, la renta variable es como un motor turbo que puede propulsar tu fondo de retiro a nuevas alturas.
  2. Renta Fija para el presente: Mantén un colchón de inversiones de renta fija para emergencias y objetivos a corto plazo.

Entiendo que muchos temen tener que ‘romper el cochinito’ de su retiro por algún evento inesperado. Aunque algunos planes de retiro incluyen «salidas de emergencia», la táctica maestra es tener un «escudo anti-imprevistos».

La Estrategia: Mientras construyes tu fondo de retiro, también alimenta un fondo de contingencia. Este último fondo es tu guardián financiero y es perfecto para armarlo con activos de alto nivel de liquidez, concepto que explico a continuación.

Renta fija y renta variable ejemplos

Aquí te muestro algunos instrumentos representativos de cada tipo de inversión.

Tipo de InversiónEjemplos
Renta FijaCETES, otros bonos del Estado, ya sea nacional o internacional, como los Bonos del Tesoro de Estados Unidos. UDIs, pagarés bancarios, depósitos a plazo fijo y numerosas SOFIPOS.
Renta VariableAcciones de empresas, fondos de inversión, fondos de cobertura, fondos indexados, ETFs y Futuros.
Ejemplos de renta fija y renta variable

¿Qué es la Liquidez y el Interés Compuesto?

Comprende la diferencia entre estos conceptos también te ayudará a identificar si lo que necesitas es invertir en renta fija o renta variable.

¿Qué es la liquidez?

La liquidez es un término técnico en finanzas que se refiere a la facilidad con la que un activo (inversión) puede ser convertido en dinero en efectivo. Cuanto más líquido es un activo, más rápido puede ser vendido (o convertido en efectivo) a un precio cercano a su valor de mercado.

Imagina que tu inversión es un cubo de hielo; la liquidez es la velocidad para derretirlo en agua sin perder una gota.

¿Qué es el interés compuesto?

El interés compuesto es un concepto financiero que se refiere a la generación de rendimientos sobre un capital inicial, así como sobre los rendimientos que se vayan acumulado en el paso del tiempo.

En otras palabras, no solo ganas sobre tu inversión inicial o principal, sino también sobre los rendimientos que esa inversión va generando.

Una forma de verlo es en una deuda con el banco. Si no la pagas, empiezas a pagar intereses de los mismos intereses. Es el mismo efecto, pero aplicado de forma positiva: empiezas a ganar rendimientos de los mismos rendimientos que acumulas.

De allí la famosa frase «El interés compuesto es la octava maravilla del mundo. El que lo entiende, se lo gana … el que no … lo paga». Piensa en él como una bola de nieve que rueda colina abajo, creciendo cada vez más a medida que recoge más nieve.

Si buscas interés compuesto, recuerda su regla de oro: «La primera regla del interés compuesto es no interrumpirlo nunca innecesariamente», Charlie Munger. Por lo tanto, evita tomar dinero de tus fondos de largo plazo. Afectas el poder del interés compuesto.

¿Por qué Importa Entender la Diferencia?

Ambos conceptos no suelen ir de la mano, de hecho son opuestos. Si buscas rendimientos a futuro, apuesta al interés compuesto, lo que implica sujetarse a un horizonte de largo plazo. Si necesitas dinero a la mano, opta por activos líquidos.

No es que elijas uno e ignores el otro: deberás confeccionar una estrategia donde cierta parte de tu dinero se vaya a activos de largo plazo, y otra parte quede en activos líquidos. Tendrás que buscar el balance.

Errores comunes

Ignorar la diferencia entre liquidez e interés compuesto te sale caro:

  1. Resultados decepcionantes: Mantener por años tu dinero en alternativas demasiado conservadoras te hará desaprovechar tiempo y potencial.
  2. Te sale «más caro el caldo que las albóndigas»: El otro extremo es abrir fondos de largo plazo y estarles queriendo agarrar dinero como si fueran alcancía. No solo interrumpes el efecto del interés compuesto, sino que puedes tener cargos y penalizaciones.

¿Qué opciones tienes?

Si buscas liquidez, normalmente la encuentras en instrumentos de renta fija:

  • BONDDIA o CETES de 28 días a través de CETES DIRECTO.
  • Sofipos como Nu o FINSUS.
  • Si manejas grandes sumas, considera OptiMaxx Elite de Allianz.

Si buscas interés compuesto, la mejor opción es la renta variable:

  • Compra ETFs a través de una casa de bolsa como GBM+.
  • Si tienes un alto presupuesto, OptiMaxx Patrimonial es un excelente fondo de inversión.
  • Para el retiro, echa un vistazo a OptiMaxx Plus de Allianz, que también utiliza ETFs.
Liquidez vs interés compuesto
Si la prioridad es el efectivo, la liquidez es tu aliada. Si la prioridad es ganar a largo plazo, el enfoque es el interés compuesto.

Ahora, no creas que liquidez es sinónimo de invertir en renta fija, o interés compuesto sinónimo de hacerlo en renta variable.

Existen opciones de alta liquidez que invierten en renta variable, así como alternativas de largo plazo de renta fija, como los seguros de retiro de la mayoría de las aseguradoras.

No es que esté mal elegirlo, pero si lo haces debes asumir las posibles consecuencias:

  • Si quieres liquidez en un fondo variable, asumes el riesgo de tener minusvalías a la hora de sacar el dinero.
  • Si usas un fondo fijo a largo plazo, asumes cosechar un rendimiento moderado.

«La primera regla del interés compuesto es no interrumpirlo nunca innecesariamente» Charlie Munger

miretirogarantizado.com

¿Qué alternativas existen en renta fija o renta variable si quiero un plan de retiro?

La mayoría de planes de retiro invierten por default en renta fija. Esto es así porque la mayor oferta proviene de las aseguradoras, entidades que suelen dar opciones muy conservadoras (aunque igualmente muy seguras y hasta garantizadas).

En este tenor esta el plan de retiro Imagina Ser, de New York Life Seguros Monterrey. Este plan si te da un escenario mínimo garantizado, pero con la perspectiva de obtener mayores ganancias. Sin embargo, esas ganancias provienen de inversiones muy conservadoras, pues se invierte en UDIS y bonos de gobierno.

Otra alternativa son los planes de inversión, como el Crea Retiro de Skandia que te permiten seleccionar el nivel de riesgo que deseas asumir con un portafolio específico.

Invertir mi retiro en ETFs

Si buscas un plan de retiro que te ofrezca ETFs o fondos indexados, OptiMaxx Plus es una joya oculta. Aquí tienes portafolios tanto de renta fija como variable.

Lo mejor es que puedes incluso combinar ambos tipos de fondos en un mismo plan. Por lo tanto, puedes tener una inversión balanceada. Esto es singular por que otros planes, como el de Skandia, no te permiten combinarlos.

Si te interesa invertir para tu retiro, algo que te puede ayudar a elegir el plan correcto es hacerte ciertas preguntas. Te invito a que descargues mi ebook gratuito, el cuál es un perfilamiento de inversión para elegir tu plan de retiro ideal.

Inversiones deducibles y libres de impuestos

Ninguna inversión se libra de los impuestos. Pero aquí viene la sorpresa: los planes de retiro sí se pueden librar de ellos. Imagina que todo el rendimiento que tu fondo acumule a lo largo de los años llegue a tus manos libre de impuestos. Si te pica la curiosidad sobre cómo convertir tu inversión en un escudo anti-impuestos, no te pierdas mi artículo Plan Personal de Retiro: todo lo que debes saber.

En Optimaxx puedes invertir en distintas monedas, como el peso mexicano, el dólar americano y el euro, así como usar fondos indexados
Dónde invertir mi dinero para el retiro se vuelve más sencillo con un instrumentos flexibles como OptiMaxx Plus

Conclusiones sobre la renta fija y renta variable

Primero, decide qué tipo de renta se alinea mejor con tus metas: renta fija o renta variable. No hay una «mejor» opción; todo se reduce a tus objetivos y tolerancia al riesgo.

Renta Fija: Ofrece estabilidad, pero generalmente menores rendimientos. Piénsalo como un viejo amigo confiable que no te sorprenderá, para bien o para mal.

Renta Variable: Es más volátil, pero con un potencial de crecimiento superior. Este es el amigo emocionante que podría llevarte a un concierto épico o a una fiesta desastrosa.

Balance: En un plan de retiro de largo alcance, la renta variable suele ser un buen compañero de viaje, ofreciendo mayores rendimientos a largo plazo. Productos como OptiMaxx Plus de Allianz permiten diversificar entre ambas opciones en un solo plan.

No hay una «mejor» opción de dónde invertir mi dinero para el retiro; todo se reduce a mis objetivos y a mi tolerancia al riesgo.

miretirogarantizado.com

Empieza tu plan de retiro

Este artículo es una ventana a nuestra mente y un espejo de nuestro enfoque laboral: claro, estructurado y fácil de entender. Si quieres una asesoría con las mismas cualidades, no dudes en escribirnos. La primera sesión es totalmente gratuita, considera esto como un obsequio por haber llegado hasta aquí. Solo te pedimos que le des la seriedad que merece (haz clic en «Quiero asesorarme» o envíame un mensaje por Whatsapp). Si aún no estás listo para dar el salto pero te interesa dar un paso en la dirección correcta, descarga nuestro checklist: «5 preguntas para elegir tu plan de retiro ideal«. ¡Empieza tu camino en las inversiones con el pie derecho!

Artículos Relacionados

Portada checklist descubre tu perfil de inversion email

No mandamos SPAM.

¡Gracias! El eBook fue enviado a tu email a la velocidad de la luz.